Recientemente, el fenómeno Tabarnia ha irrumpido en la esfera política y social de Cataluña y España. Esta iniciativa promovida por la plataforma Barcelona is not Catalonia y que, en principio parecía una broma, ha llegado a regoger más de 50.000 firmas en 4 días.

La pregunta sería: si Cataluña fuera un sujeto político, la siguiente cuestión a determinar de modo ineludible era la de cuántos sujetos políticos se entiende que existen en España. ¿Tantos como comunidades autónomas?, ¿o la relación se ha de hacer con otros criterios? En el fondo, tal vez lo que más importe del debate abierto por la propuesta de constitución de una comunidad autónoma diferenciada del resto de Cataluña llamada Tabarnia sea precisamente que plantea bajo otra luz la discusión acerca de qué debemos entender por sujeto político, dejando en evidencia las inconsistencias de la forma en que el independentismo, e incluso el soberanismo no expresamente independentista, ha abordado dicha discusión. En el caso de que la propuesta de la nueva comunidad autónoma prosperara, que su hipotético éxito se debería en gran medida a un discurso que le habrían elaborado sus más recalcitrantes adversarios. Todas las presuntas obviedades que estos han estado utilizando profusamente para intentar legitimar su propósito secesionista (ya saben: queremos votar, tenemos derecho a decidir nuestro futuro, esto va de democracia, la legalidad no puede estar por encima de la voluntad popular, etc.), hasta conseguir crear en la opinión pública catalana una disposición bastante generalizada en lo que se refiere a los asuntos relacionados con lo territorial e identitario, ahora operan a favor de la propuesta de Tabarnia.

Ignoro el futuro que le aguarda a esta propuesta, pero si prosperara sería muy probablemente porque sus partidarios habrían actuado como avezados yudocas capaces de revertir en provecho propio el impulso del adversario. O, con otras palabras, que la eficacia del relato independentista, consagrado como hegemónico durante los años del procés, habría terminado, en una de esas paradojas que de vez en cuando tiene la historia, por jugarle a ese mismo independentismo la peor de las malas pasadas.

http://www.bcnisnotcat.es/

http://www.libertaddigital.com/espana/politica/2018-01-09/prensa-belga-y-holandesa-cataluna-ni-siquiera-es-independiente-y-tabarnia-ya-quiere-separarse-1276611824/