España, desgraciadamente ostenta el liderazgo en el ranking de abandono de perros en Europa.

Cada año son abandonados más de 100.000 perros, aunque no son las únicas mascotas abandonadas, si son las más numerosas. Con la llegada de las vacaciones de verano llega el pico de máximo abandono anual.

¿Y qué sucede con estos animales?. Pues que, esta estadística sólo incluye a aquellos que son entregados a la protectora, en su mayoría por la policía o particulares. De estos, menos de la mitad son adoptados y del resto, un tercio son sacrificados.

El trato que da una sociedad a los animales, especialmente a los de compañía es un claro indicador de la calidad moral y ética de la misma.

¿Acaso no se dan cuenta del sufrimiento que le supone a un perro que se vea abandonado por lo que para él es su familia?

¿Acaso saben sus propietarios que un perro nunca abandonaría a sus dueños y  que incluso daría su vida por defenderlos de una amenaza?

Desde luego, queda un largo recorrido para solucionar este problema. La educación es básica (un perro no es un juguete), pero me temo que de no haber medidas coercitivas como multas ejemplares, el abandono de estos animales continuará.