La contaminación provoca más muertes que las guerras.

La contaminación provoca más muertes que las guerras.

La contaminación provoca 15 veces mas muertes que todas las guerras En 2015 provocó el fallecimineto de 9 millones de personas, el 16% del total de defunciones de ese año. Para el epidemiólogo y pediatra de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai de Nueva York (EE UU), Philip Landrigan, autor del informe, la contaminación es uno de los mayores retos de la era del antropoceno, que es como se ha dado en llamar a la actual era geológica en que vivimos, extremadamente modelada por las actividades humanas.

La contaminación, subraya, pone en peligro la estabilidad de los sistemas ecológicos que sustentan la Tierra y amenaza la supervivencia de las sociedades humanas. “A pesar de sus efectos de largo alcance sobre la salud, la economía y el medio ambiente, la contaminación no ha sido tenida en cuenta ni en las agendas de salud mundial ni en la ayuda internacional”.

La polución atmosférica causa la muerte de una manera desproporcionadamente mayor en las personas pobres y vulnerables. Cerca del 92% de esos decesos se producen en los países de ingresos bajos y medianos. En general, las enfermedades que provoca tienen su máxima prevalencia en los grupos minoritarios y en los individuos marginados. Entre ellos, los niños son una de las poblaciones de mayor riesgo, porque “incluso exposiciones a dosis extremadamente bajas de contaminantes durante los periodos de especial vulnerabilidad en la vida intrauterina y la primera infancia puede conducir a la enfermedad, invalidez y muerte en la infancia o a lo largo de toda la vida”, señala el estudio.

Un problema a nivel planetario (con solución)

El informe deja claro que la contaminación pone en peligro la salud planetaria, destruye ecosistemas y está íntimamente relacionada con el cambio climático mundial: “La quema de combustibles es la causa de un 85% de la contaminación por partículas transportadas por el aire y de casi toda la contaminación por óxidos de azufre y nitrógeno y gases de efecto invernadero y contaminantes que conducen al cambio climático”, recoge.

Siempre pensamos que la contaminación la producen las grandes industrias. Nada más lejos de la realidad. ¿Los mayores agentes emisores? Los vehículos que utilizan carburantes derivados del petróleo, y a más distancia, también las centrales eléctricas, las plantas químicas, la minería y la deforestación. La buena noticia es que la contaminación puede ser eliminada en gran parte. De hecho, en los países que han desarrollado decididas medidas para mejorar la calidad del aire y del agua los resultados han sido espectaculares.

Uno de los países más decididos a luchar contra esta lacra es precisamente China. En Beijing, por ejemplo, se han impuesto fuertes restricciones al tráfico rodado y se ha decidido trasladar fuera de la ciudad las plantas industriales alimentadas con carbón. Además, el gobierno chino lleva a cabo una campaña sistemática de control medioambiental de las empresas en varias partes del país para comprobar que realmente están reduciendo sus emisiones, lo que redunda en una mejora de las instalaciones industriales.

Eso sí, quizás hubieran podido empezar un poco antes: las medidas fueron implementadas tras la alarma social causada por varios episodios de niveles de contaminación descomunales, lo que se ha denominado popularmente como airpocalypse (el apocalipsis del aire).  Especialmente en 2013, en la capital y también en otras 12 provincias del país, los índices de contaminación atmosférica rebasaron todos los límites, incluso los del dispositivo que las analiza, que como máximo marca 500 partículas PM2,5 —es decir, con un tamaño inferior a 2,5 micras— por metro cúbico: en ciertos momentos, el aire de la capital de China albergó hasta 886 microgramos (µg) por metro cúbico. ¿Es eso mucho? Bueno, según China, los niveles por encima de 200 son dañinos para la salud… Según la OMS, no deberían exceder de forma continuada los 25 µg/m3.

Las cifras son conservadoras, añade: “Los contaminantes incluidos en el estudio son únicamente las partículas en suspensión, el ozono, el plomo y el radón, mientras que entre los que han quedado sin contabilizar destacan el ruido, los óxidos de nitrógeno (NOx), los rayos UVA o los pesticidas.

Y hasta aquí sólo se ha comentado la contaminación atmosférica. Aún faltaría por abordar la contaminación del agua en los ríos, lagos, mares y aguas subterraneas que causa 1,8 millones de muertes anuales, así como la de los alimentos que ingerimos o las sutancias tóxicas a las que  os exponemos en nuestros puestos de trabajo

fuente:

https://elpais.com/elpais/2017/11/28/buenavida/1511864408_744990.html

https://www.infobae.com/america/medio-ambiente/2017/10/20/la-contaminacion-ambiental-ya-causa-mas-muertes-que-todas-las-guerras-en-el-mundo/

http://cadenaser.com/ser/2017/10/23/ciencia/1508755614_475822.html

 

 

 

Calentamiento global

El calentamiento global, que ha sido puesto en entredicho incluso hoy en día, es ampliamente confirmado por los científicos.

Ha habido otros periodos en la historia de la Tierra en los que este fenómeno ha sucedido con catastróficas consecuencias. La diferencia es los anteriores fueron producto de fenómenos naturales inevitables y el actual calentamiento es consecuencia de la actividad humana, hasta el punto en que, ya hay científicos que llaman a esta época antropoceno, la primera vez que una especie marcará un periodo en la historia de la tierra.

Los principales responsables del calentamiento global son las emisiones de gases de efecto invernadero, fundamentalmente por la combustión de combustibles fósiles. Los efectos ya se empiezan a notar (deshielo, acidificación de los mares y océanos, incremento de los fenómenos atmosféricos destructivos etc.) pero lo peor está por llegar. En 100 años o menos, estaremos ante un panorama apocalíptico que, a la larga puede acabar no solo con la mayoria de especies vivas, sino incluso con la especie humana.

http://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/que-es-el-calentamiento-global