Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/12/d271289088/htdocs/clickandbuilds/TuPuedesHacerunMundoMejor/wp-content/themes/Divi/includes/builder/functions.php on line 6226
creencias archivos | Haz un mundo mejor
Jesucristo y un mundo mejor

Jesucristo y un mundo mejor

Jesucristo ha sido la persona más influyente en la historia de la humanidad. Jesús quería hacer un mundo mejor.

Dejando de lado las creencias religiosas, me gustaría centrarme en la persona y sus aportaciones. No cabe duda de que, era un excelente comunicador y un avanzado a  su tiempo. El empleó algunas de las estrategias psicológicas que 20 siglos más tarde se han desarrollado. Su asertividad, empatía y capacidad de sufrimiento y perdón eran extraordinarios, igual que su capacidad de comunicación.

Hay que tener en cuenta la época en que vivió. la mayoría de la gente era analfabeta y pobre. La sociedad era muy conservadora y represiva, la religión igual.

Jesús nació en una familia humilde. Poco se sabe de Jesuscristo desde su nacimiento hasta que aparece en la vida pública 30 años después. Pero lo importante es que, era alguien que quería cambiar el mundo abriendo la mente a otras posibilidades y usando la palabra y no la fuerza o el poder para contagiar sus ideas. Jesús sabía que iba a morir pronto, igual que todos los personajes históricos que han querido hacer un mundo mejor y más justo, especialmente para los más desfavorecidos, fue asesinado (Ghandi, Martin Luther King, Kennedy etc).

Para conseguir llegar a la gente, no aparentataba riqueza sino que exaltaba el poder de la pobreza. Vestía como el más pobre de los pobres y vivía de lo que le daban. No excogió a los apóstoles (aquellos que debía llevar su mensaje cuando ya no estuviese) entre escribanos o gente con cultura o reputación, quería mentes libres de prejuicios y sólo aceptó voluntarios. Sus seguidores crecían exponencialmente, pero él no hacía ostentación de humildad (lavar los pies de los apóstoles era en aquella época un signo de humillación, pero él lo transformó en un signo de humildad). Acudía a ayudar a despreciados por la sociedad: leprosos, prostitutas, ladrones, criminales, e incluso a aquellos que creían que no necesitaban su ayuda.

Pero no era perfecto porque era humano y caía en el pecado. Por eso, pedía ayuda a Dios para que le perdonase y perdonase a aquellos que hacían daño (Perdónales señor porque no saben lo que hacen).

Cristo inculcó la idea de que la felicidad no residía en las posesiones ni en el ego, sino en dar y compartir, en el respeto al  diferente, en el perdón en lugar de la venganza o el resentimiento. Amaba a la humanidad y sufría por ella.

Desgraciadamente, a pesar de que los cristianos en el mundo son millones, ni siquiera la mayoría de ellos ni la La Iglesia parecen haber cambiado nada. Creo que todos, creyentes o no, cristianos, musulmanes, judíos, budistas etc, deberíamos reflexionar sobre la vigencia de sus ideas en el mundo actual, dominado por la codicia, la envidia, el egocentrismo, la violencia verval y física, la ostentación, la falta de autocrítica y reflexión, la ausencia de empatía etc.

Recordemos cuales han sido los momentos más felices de nuestra vida y veremos que son aquellos en los que hicimos lo que ya decía Jesús hace 2000 años.