El gobierno de España y sus ciudadanos.

El gobierno de España y sus ciudadanos.

Es increíble lo que pasa en España últimamente. Las comisiones del parlamento parecen un patio de colegio, los ministros están batiendo record de dimisiones, pero en la oposición no pueden presumir de ser más honrados.

La Casa Real cuestionada por los continuos escándalos, incluidos procesados y condenados. Los servicios públicos esquilmados, se sostienen gracias a la profesionalidad de unos funcionarios mal pagados y explotados, mientras que los cargos de libre confianza se multiplican y se forran a costa del erario público por no hacer nada.

Pensiones de menos de 400 euros que, hace que haya ancianos que tengan que elegir entre comprar su medicación o comer, por no hablar de la pobreza energética que afecta cada vez a más familias por la codicia de las empresas energéticas.

Los bancos obteniendo miles de millones de beneficios gracias al rescate que pagaremos todos los españoles, de momento 70.000 millones destinados a liquidar el ladrillo tóxico para que ahora puedan especular los fondos buitres de inversión. Mientras, se piden alquileres impagables por pisos inmundos y los precios de los pisos no cesan de subir por la ausencia de un plan nacional de vivienda social.

Trabajadores cobrando menos que hace 10 años, mientras los precios de los productos de primera necesidad no dejan de subir.

En un país privilegiado por las horas de sol anuales se penaliza la energía solar, para favorecer a las eléctricas y las petroleras. Pagamos la energía eléctrica más cara de Europa.

Para colmo de males, lo importante es si el equipo de fútbol de moda juega mal al fútbol o destituyen a un  entrenador, si un grupo de desalmados convencen a millones de personas de que si se obtiene la independencia de Cataluña se acabarán todos los problemas, cuando en realidad provocaría una auténtica catástrofe socioeconómica y para ello convocan referéndums ilegales, se saltan a la torera el “Estatut” la Constitución y los mandatos judiciales, para luego ir de mártires y pedir la absolución de los responsables.

Un país en el que los jueces que ostentan los puestos más relevantes los ponen los políticos ¿Dónde está la separación de poderes? Donde no ha existido política inmigratoria durante años, para abaratar los salarios y abusar de los recién llegados.

Un país en el que cursar estudios superiores empieza a ser inaccesible para la clase media por la  exagerada subida de las tasas universitarias. Claro, no interesa que la gente tenga cultura y piense ¿no?

En fin, podría  seguir, pero lo dejo para otro momento.

 

 

 

El fín de la familia.

El fín de la familia.

La familia como tal se está acabando. No hablo de la familia clásica de padre, madre e hijos, sino cualquier tipo de familia.

En la prehistoria, de la que, obviamente no hay  documentos escritos, se sabe que los humanos vivíamos en grupos reducidos, no se sabe si eran varias familias que compartían cierto grado de consanguinidad, aunque es lo más probable.

Es cierto que hay muchas teorías sobre familias matriarcales, patriarcales poligámicas o compuesta por parejas monogámicas, ésta última es la teoría más aceptada hoy en día de culturas primitivas como los fueguinos, pigmeos, bosquimanos, etc, que todos han coincidido en la «elección» de la familia monógama para vivir, con igualdad entre mujeres y hombres, reprobación del adulterio, cuidado de los hijos y, sobre todo, con completa libertad para vivir en ese tipo de familia.

Históricamente, la familia como elemento legal aparece en el imperio romano, que, impone al pater familias la obligación de mantener a la esposa y su descendencia. Pero no nos distraigamos; desde el principio de la humanidad, estos grupos familiares compartían un tiempo cada día para hablar, contar historias, cuentos o leyendas. Con el progreso, este espacio familiar se mantuvo, ni la llegada del teléfono, la radio o la televisión impidieron que, las familias compartieran un tiempo al día, normalmente después de una comida o antes de acostarse.

El final de la familia es consecuencia de muchos factores, pero el definitivo ha sido internet, con las redes sociales, los juegos, los chats, etc., cuya finalidad es aislar a los individuos. Es la primera vez en la historia conocida de la humanidad en que, el espacio familiar está despareciendo. Es cierto que, cada individuo necesita su espacio, pero esto no puede ser excusa para que la familia pierda su propio espacio. Las familias se están convirtiendo en individuos que comparten una vivienda y poco más.

El abandono de perros no hace un mundo mejor

El abandono de perros no hace un mundo mejor

España, desgraciadamente ostenta el liderazgo en el ranking de abandono de perros en Europa.

Cada año son abandonados más de 100.000 perros, aunque no son las únicas mascotas abandonadas, si son las más numerosas. Con la llegada de las vacaciones de verano llega el pico de máximo abandono anual.

¿Y qué sucede con estos animales?. Pues que, esta estadística sólo incluye a aquellos que son entregados a la protectora, en su mayoría por la policía o particulares. De estos, menos de la mitad son adoptados y del resto, un tercio son sacrificados.

El trato que da una sociedad a los animales, especialmente a los de compañía es un claro indicador de la calidad moral y ética de la misma.

¿Acaso no se dan cuenta del sufrimiento que le supone a un perro que se vea abandonado por lo que para él es su familia?

¿Acaso saben sus propietarios que un perro nunca abandonaría a sus dueños y  que incluso daría su vida por defenderlos de una amenaza?

Desde luego, queda un largo recorrido para solucionar este problema. La educación es básica (un perro no es un juguete), pero me temo que de no haber medidas coercitivas como multas ejemplares, el abandono de estos animales continuará.

Jesucristo y un mundo mejor

Jesucristo y un mundo mejor

Jesucristo ha sido la persona más influyente en la historia de la humanidad. Jesús quería hacer un mundo mejor.

Dejando de lado las creencias religiosas, me gustaría centrarme en la persona y sus aportaciones. No cabe duda de que, era un excelente comunicador y un avanzado a  su tiempo. El empleó algunas de las estrategias psicológicas que 20 siglos más tarde se han desarrollado. Su asertividad, empatía y capacidad de sufrimiento y perdón eran extraordinarios, igual que su capacidad de comunicación.

Hay que tener en cuenta la época en que vivió. la mayoría de la gente era analfabeta y pobre. La sociedad era muy conservadora y represiva, la religión igual.

Jesús nació en una familia humilde. Poco se sabe de Jesuscristo desde su nacimiento hasta que aparece en la vida pública 30 años después. Pero lo importante es que, era alguien que quería cambiar el mundo abriendo la mente a otras posibilidades y usando la palabra y no la fuerza o el poder para contagiar sus ideas. Jesús sabía que iba a morir pronto, igual que todos los personajes históricos que han querido hacer un mundo mejor y más justo, especialmente para los más desfavorecidos, fue asesinado (Ghandi, Martin Luther King, Kennedy etc).

Para conseguir llegar a la gente, no aparentataba riqueza sino que exaltaba el poder de la pobreza. Vestía como el más pobre de los pobres y vivía de lo que le daban. No excogió a los apóstoles (aquellos que debía llevar su mensaje cuando ya no estuviese) entre escribanos o gente con cultura o reputación, quería mentes libres de prejuicios y sólo aceptó voluntarios. Sus seguidores crecían exponencialmente, pero él no hacía ostentación de humildad (lavar los pies de los apóstoles era en aquella época un signo de humillación, pero él lo transformó en un signo de humildad). Acudía a ayudar a despreciados por la sociedad: leprosos, prostitutas, ladrones, criminales, e incluso a aquellos que creían que no necesitaban su ayuda.

Pero no era perfecto porque era humano y caía en el pecado. Por eso, pedía ayuda a Dios para que le perdonase y perdonase a aquellos que hacían daño (Perdónales señor porque no saben lo que hacen).

Cristo inculcó la idea de que la felicidad no residía en las posesiones ni en el ego, sino en dar y compartir, en el respeto al  diferente, en el perdón en lugar de la venganza o el resentimiento. Amaba a la humanidad y sufría por ella.

Desgraciadamente, a pesar de que los cristianos en el mundo son millones, ni siquiera la mayoría de ellos ni la La Iglesia parecen haber cambiado nada. Creo que todos, creyentes o no, cristianos, musulmanes, judíos, budistas etc, deberíamos reflexionar sobre la vigencia de sus ideas en el mundo actual, dominado por la codicia, la envidia, el egocentrismo, la violencia verval y física, la ostentación, la falta de autocrítica y reflexión, la ausencia de empatía etc.

Recordemos cuales han sido los momentos más felices de nuestra vida y veremos que son aquellos en los que hicimos lo que ya decía Jesús hace 2000 años.